San Quintín

Resultado de imagen para san quintín santo

¡Oh!, San Quintín, vos, sois, el hijo del Dios
de la vida, y su amado santo y, el niño aquél,
que, siendo hijo de senador romano, os hicisteis
amigo del Papa San Marcelino, quién os bautizó.
Y, anhelasteis desde entonces, a que muchas
personas conocieran a Jesucristo, Dios y Señor
Nuestro, para que lo amaran y poder, algún día,
por Él, su sangre derramar. A vos, os echaron
en cara, que cómo, posible era, que el hijo de
un senador romano, predicase en favor de Cristo.
Y, vos, os respondisteis, que “ese” crucificado
ya había resucitado y que ahora era el Rey y
Señor de cielos y tierra, y que, por lo tanto
para vos, era un honor mucho más grande ser
seguidor de Él, que ser hijo de un senador
romano. Y, vos, predestinado como estabais, así,
lo hicisteis, nuestra religión defendiendo, con
ardor de corazón. Ni los azotes ni el oscuro
calabozo y sus cadenas, pudieron con vos, y,
pronto la libertad y la palabra sin saber cómo,
las recobrasteis y, las calles, y el pueblo vuestra
prédica de amor, a escuchar volvieron. Entonces
el gobernador os mandó a poneros preso otra vez.
Y, después de que os atormentaron y torturaron,
ordenó que os cortaran la cabeza. Y, así, voló
vuestra alma al cielo, para recibir el premio
que Cristo prometió a quienes se declaran a favor
de Él, en ésta tierra. Y, vos, así lo hicisteis ¡aleluya!
luciendo hoy, corona de luz, como justo premio a
vuestra increíble entrega de amor, fe  y fidelidad;
¡oh!, San Quintín, “vivo amor por el Dios de la Vida”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
______________________________________

31 de Octubre
San Quintín
Mártir
Año 287

Fue Quintín hijo de un senador romano muy apreciado de la gente. Se hizo amigo del Papa San Marcelino, quién lo bautizó. El más grande deseo de Quintín era hacer que muchas personas conocieran y amaran a Jesucristo, y poder derramar su sangre por defender la religión.

Cuando el Papa San Cayo organizó una expedición de misioneros para ir a evangelizar a Francia, Quintín fue escogido para formar parte de ese grupo de evangelizadores.

Dirigido por el jefe de la misión, San Luciano, fue enviado Quintín a la ciudad de Amiens, la cual ya había sido evangelizada en otro tiempo por San Fermín, por lo cual hubo un nutrido grupo de cristianos que le ayudaron allí a extender la religión. Quintín y sus compañeros se dedicaron con tan grande entusiasmo a predicar, que muy pronto ya en Amiens hubo una de las iglesias locales más fervorosas del país.

Esto atraía más y más fieles a la religión verdadera. Los templos paganos se quedaban vacíos, los sacerdotes de los ídolos ya no tenían oficio, mientras que los templos de los seguidores de Jesucristo se llenaban cada vez más y más.

Los sacerdotes paganos se quejaron ante el gobernador Riciovaro, diciéndole que la religión de los dioses de Roma se iba a quedar sin seguidores si Quintín seguía predicado y haciendo prodigios. Riciovaro, que conocía a la noble familia de nuestro santo, lo llamó y le echó en cara que un hijo de tan famoso senador romano se dedicara a propagar la religión de un crucificado. Quintín le dijo que ese crucificado ya había resucitado y que ahora era el rey y Señor de cielos y tierra, y que por lo tanto para él era un honor mucho más grande ser seguidor de Jesucristo que ser hijo de un senador romano.

El gobernador hizo azotar muy cruelmente a Quintín y encerrarlo en un oscuro calabozo, amarrado con fuertes cadenas. Pero por la noche se le soltaron las cadenas y sin saber cómo, el santo se encontró libre, en la calle. Al día siguiente estaba de nuevo predicando a la gente.

Entonces el gobernador lo mandó poner preso otra vez y después de atormentarlo con terribles torturas, mandó que le cortaran la cabeza, y voló al cielo a recibir el premio que Cristo ha prometido para quienes se declaran a favor de Él en la tierra.

Hay que ser: Pronto para escuchar y lento para responder (S. Biblia Ec. 5,11).

(http://www.ewtn.com/spanish/Saints/Quintín.htm)

San Germán de Capua

Resultado de imagen para San Germán de Capua

¡Oh!, San Germán de Capua, vos, sois el hijo
del Dios de la vida y su amado santo, y que,
la misión tuvisteis de a los bizantinos
convencer, para que, fin pusiesen al “cisma
acaciano”, que duraba ya treinta y cinco años,
y, que, con éxito culminó, firmándose a vos,
gracias la famosa “Fórmula de Hormisdas”.
Vos, que nacisteis en cuna de oro, lo disteis
todo a los pobres, para luego dedicaros a la
oración y a la vida espiritual. Más tarde,
elegido fuisteis obispo por el clero y gracias
a la aclamación popular, dedicándoos en cuerpo
y alma, a la evangelización de vuestra grey,
y claro, el conocimiento y el amor a Cristo.
Amigo de san Benito, de san Sabino, y del Papa
San Juan I, propiciasteis un clima de piedad y
de amor hacia los pobres. Amado y querido
en vuestro tiempo, tanto por propios y extraños,
cuando vos, entregasteis vuestra alma al Padre,
cuenta San Gregorio, que, hallándose San Benito
en el Monte Casino, vio a los ángeles del Señor
llevando vuestra alma “a la eterna felicidad”.
Y, sí. Hoy, estáis en la plena gloria, coronado
con justicia con corona de luz, como justo premio
a vuestra entrega grande de amor, fe y esperanza;
¡Oh!, San Germán de Capúa, “vivo milagro de Cristo”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
______________________________________

30 de Octubre
San Germán de Capua
Obispo

Martirologio Romano: En Capua, en la Campania, san Germán, obispo, del que habla el papa san Gregorio I Magno en sus escritos. c. 541.

Nació en Capua, hijo de Amancio y Juliana, ilustres ciudadanos de la ciudad; al morir su padre, Germán heredó un ingente patrimonio y, con el consentimiento de su madre, vendió todo y donó a los pobres lo recaudado. Así se pudo dedicar más libremente a la vida espiritual, a la que se sentía llamado, con las santas lecturas, oración y mortificaciones. En el 519, al morir el obispo de Capua, Alejandro, fue designado por el clero y el pueblo, a sucederle; después de resistirse por humildad, aceptó el encargo.

El “Liber Pontificalis” nos relata algunos hechos ciertos; el papa san Hormisdas, después que habían fallado los intentos de sus predecesores, pensó en terminar con el cisma acaciano en Oriente, cuando fue elegido emperador Justino I en el 518.

El cisma tuvo origen cuando el patriarca de Constantinopla, Acacio, para terminar con la controversia entre católicos y monofisitas, acordó con estos últimos, sugerir al emperador Zenón de Bisancio promulgar, en el 482, el “Henótikon”, fórmula de unión de los dos pensamientos religiosos; la fórmula dirigida a todo el imperio no resolvió algunos puntos teológicos delicados, y no satisfizo a ninguno. El papa san Félix III depuso y excomulgó a Acacio, en el 484, iniciando así el cisma, que duró 35 años.

El cisma que había separado de Roma a la Iglesia de Oriente, provocó el concepto de independencia del Sumo Pontífice, el cual reivindicaba el derecho pontificio para definir en materia de fe y disciplina. El emperador Justino I, desde el mismo día de su elección, junto con otros personajes influyentes de la corte bizantina, como su sobrino Justiniano y el patriarca Juan, pidieron al Papa que enviase una legación para restablecer la paz entre las dos Iglesias.

Así en Enero del 519, el papa san Hormisdas, de acuerdo con el rey Teodorico, envió una tercera legación, guiada por el obispo de Capua, Germán, y compuesta además de otro obispo llamado Juan, el diácono romano Félix, el célebre Dióscoro, diácono alejandrino residente en Roma, del sacerdote romano Blando y el notario eclesiástico Pedro. El hecho de que Germán encabezara esta misión, denota el gran aprecio que se tenía por su doctrina, sabiduría y virtud. Fueron acogidos triunfalmente en Constantinopla y recibidos en solemne audiencia por el Emperador; leído el célebre libelio del papa san Hormisdas, por fin los obispos presentes aceptaron las tesis pontificias y también el patriarca Juan se aceptó la fórmula del Papa. La paz en la Iglesia se había alcanzado y el cisma finalizado.

Los legados pontificios permanecieron más de un año en Bizancio para consolidar el resultado de la reconciliación, en la que se condenó también como herejes a Nestorio y Eutiques, y para superar los problemas que podrían causar algunos monjes escindidos. Hacia el 520 regresaron a Roma.

San Gregorio Magno en sus “Diálogos” nos narra la gran amistad que le unió a san Benito de Nursia, que en una visión que tuvo en Montecasino, vio su alma elevada al cielo por los ángeles. Oró toda su vida por la santificación de san Pascasio. También fue amigo de san Sabino, obispo de Canosa y del papa san Juan I. Patrón de Cassino.

(http://vidas-santas.blogspot.pe/2013/10/san-german-de-capua-obispo.html)

San Narciso de Jerusalén

¡Oh!, San Narciso, vos, sois el hijo del Dios de la vida y,
su amado santo, y que, vivisteis con la envidia entre
vuestra misma gente. Pero, formado en el cristianismo
que bebisteis a cántaros del amor de Cristo, Dios y
Señor Nuestro, por boca de gente catequista que
el mismo Salvador había formado o de aquellos que
escucharon a los Apóstoles, os permitió sobrellevara
hasta vencerla. Así, permitió Dios que os visitara
la calumnia, pues tres de vuestros clérigos, resistir
no pudieron, el ejemplo de vuestra vida, ni de vuestras
reprensiones, ni de vuestro éxito, que se conjuraron
para acusaros de un inexistente crimen atroz. Pero
vos, imitando a vuestro Maestro, Cristo y en actitud
silente, los perdonasteis y con dolor os marchasteis
de manera voluntaria a un lugar secreto. No pasó
el tiempo, y, Dios, os mostró su poder cuando, uno
de vuestros acusadores, su infamia en público confesó.
Y, así, vos, regresasteis feliz, junto a vuestra grey, hasta
cuando Dios os llevó junto a Él, luego de cumplida
vuestra tarea, para coronaros con corona de luz como
muy justo premio a vuestra entrega increíble de amor;
¡oh!, San Narciso, “vivo amor, verdad y luz del Dios Vivo”.

©2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
______________________________________

29 de octubre
San Narciso de Jerusalén
Obispo

Por: n/a | Fuente: Archidiócesis de Madrid

Martirologio Romano: Conmemoración de san Narciso, obispo de Jerusalén, merecedor de alabanzas por su santidad, paciencia y fe. Acerca de cuándo debía celebrarse la Pascua cristiana, manifestó estar de acuerdo con el papa san Víctor, y que no había otro día que el domingo para celebrar el misterio de la Resurrección de Jesucristo. Descansó en el Señor a la edad de ciento dieciséis años.

Breve Biografía

La envidia es mala. Son temibles para los padres los “celos” que muestran algunos pequeños cuando viene al hogar un nuevo hermano. Llenan la casa de disensiones y discordias entre los niños, ante el cuidado normal que los padres dan a sus otros hermanos. Esta situación llega a ser, en ocasiones, mortificante para los padres cuando se dan en una casa. Lo bueno del asunto es que de ordinario pasa pronto, basta con adquirir un mayor grado de madurez natural. Lo malo del caso es no cuidar las pequeñas envidiejas y permitir que se asienten en el hombre tomando el cariz de pecado.

Narciso nació a finales del siglo I en Jerusalén y se formó en el cristianismo bebiendo en las mismas fuentes de la nueva religión. Debieron ser sus catequistas aquellos que el mismo Salvador había formado o los que escucharon a los Apóstoles.

Era ya presbítero modelo con Valente o con el Obispo Dulciano. Fue consagrado obispo, trigésimo de la sede de Jerusalén, en el 180, cuando era de avanzada edad, pero con el ánimo y dinamismo de un joven. En el año 195 asiste y preside el concilio de Cesarea para unificar con Roma el día de la celebración de la Pascua.

Permitió Dios que le visitara la calumnia. Tres de sus clérigos —también de la segunda o tercera generación de cristianos- no pudieron resistir el ejemplo de su vida, ni sus reprensiones, ni su éxito. Se conjuraron para acusarle, sin que sepamos el contenido, de un crimen atroz. ¡Parece fábula que esto pueda pasar entre cristianos!

Viene el perdón del santo a sus envidiosos difamadores y toma la decisión de abandonar el gobierno de la grey, viendo con humildad en el acontecimiento la mano de Dios. Secretamente se retira a un lugar desconocido en donde permanece ocho años.

Dios, que tiene toda la eternidad para premiar o castigar, algunas veces lo hace también en esta vida, como en el presente caso. Uno de los maldicientes hace penitencia y confiesa en público su infamia. Regresa Narciso de su autodestierro y permanece ya acompañando a sus fieles hasta bien pasados los cien años. En este último tramo de vida le ayuda Alejandro, obispo de Flaviada en la Capadocia, que le sucede.

El vicio capital de la envidia presenta un cuadro de tristeza permanente ante la contemplación de los bienes materiales o morales que otros poseen. En lo moral, es pecado porque la caridad es amar y, cuando se ama, hay alegría con los bienes del amado. Cuando hay envidia no hay amor, hay egoísmo, desorden, pecado.

El envidioso vive acongojado -casi sin vida- por el bien que advierte en el otro y que él anhela tener. En ocasiones extremas puede llegar a convertirse en una anomalía psíquica peligrosa ya que lleva a la ceguera y desesperación cuyas consecuencias van de la maledicencia al crimen, pasando por la calumnia y la traición: el envidioso se considera incapaz de alcanzar las cualidades ajenas; la estimación que los demás disfrutan es considerada como un robo del cariño que él merece; en la eficacia del trabajo ajeno, acompañado de éxito y merecidos triunfos, el envidioso ve intriga y apaño.

Ayer y hoy hubo y hay envidiosos. A los prójimos toca sufrir pacientemente las consecuencias. Sin olvidar que la envidia fue la causa humana que llevó al Señor al Calvario.

(http://www.es.catholic.net/op/articulos/31937/narciso-de-jerusaln-santo.html)

Judas Tadeo y Simón Santos

¡Oh!, Judas Tadeo y Simón Santos;
vosotros, sois los hijos del Dios
de la vida, y sus apóstoles y amados
santos, pues, llamados por Cristo
Jesús Dios y Señor Nuestro, para
de los Doce ser, y, desde aquél
momento, juntos anduvisteis. Tadeo:
“valiente para proclamar su fe”,
y Simón: “Dios ha oído mi súplica”.
Juntos, honor hicisteis, al significado
de vuestros nombres. Llano, Tadeo,
a los ruegos para empleo o casa
conseguir y Simón, igual de solícito.
Qué alegría haber servido al Dios vivo,
como lo habéis hecho vosotros, vuestro
ser, íntegro al servicio del amor y
la verdad poniendo. Hoy, coronas
de luz, lucís como premio justo, a
vuestra entrega de amor, y, quiera
Dios, que los hombres de nuestro
tiempo, os imiten en vuestro amor,
Amigos y Apóstoles del Dios vivo;
¡oh!, Santos, Simón y Judas Tadeo,
vivas luces del Dios de la Vida.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_____________________________

28 de Octubre
Santos Judas Tadeo y Simón
Apóstoles

Etimológicamente significa “honrado, alabanza”. Y Simón = “Dios le oye”. Vienen de la lengua hebrea.

Hoy se celebra en toda la Iglesia universal la fiesta de estos dos apóstoles del Evangelio.
Simón pertenecía al grupo formado en Israel. Se llamaban los “zelotes”. Su fin era trabajar duramente contra la invasión romana en su país. Sin embargo, la escucha de la palabra de Cristo fue para él el descubrimiento a la universalidad del amor de Dios.

Judas se ha convertido en un de los santos más populares por los favores que concede a la gente en lo concerniente a la búsqueda de trabajo.
Esta devoción la vivió ya en su vida la santa Brígida. Se puede leer en su libro “Las revelaciones” el profundo respeto y devoción por este apóstol del siglo I de nuestra era.

Autor: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net

(http://es.catholic.net/santoraldehoy/)

San Gustavo

¡Oh!, San Gustavo, vos, sois el hijo del Dios de la Vida y
su amado santo, erais conocido también como San Agosto
o Augustus. Estabais tullido, que os arrastrabais sobre
el vientre para poder mendigar, pues erais paralítico
de pies y manos y fuisteis curado milagrosamente por San
Martín, y, luego os consagrasteis a la difusión de la fe,
tanto que, fundasteis el monasterio de Brives, en Francia.
Con las limosnas que recibíais, construisteis en Brives,
una capilla en honor a vuestro sanador, San Martín.
Dirigisteis dos pequeños monasterios: uno en Brives, y,
el otro en Saint-Symphorien. Y, así, y luego de haber
gastado vuestra santa vida en buena lid, voló vuestra
alma al cielo, para coronada ser, con corona de luz,
como justo premio a vuestra entrega de amor y fe;
¡oh!, San Gustavo, “vivo milagro del Dios de la Vida”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_________________________________________

27 de Octubre
San Augusto o
Gustavo de San Sinforiano
Abad

Muerto en Boueges (Cher, Francia) hacia 560, se lo llama también San Agosto o Augustus. Estaba tan tullido, escribe Gregorio de Tours, que se arrastraba sobre el vientre para mendigar. Era paralítico de pies y manos y fue curado milagrosamente por san Martín, consagrando luego su vida a la difusión de la fe y fundando el monasterio de Brives, en Francia.

Con las limosnas que recibía, hizo construir en Brives, cerca de Bourges, una capilla en honor a San Martín, él mismo encontró allí su Curación.
Después de eso dirigió simultáneamente 2 pequeños monasterios: uno en Brives, el otro en Saint-Symphorien, no lejos del primero.

(http://groups.msn.com/VidasSantas/octubre.msn)

San Darío

¡Oh!, San Darío, vos, sois el hijo
del Dios de la Vida, su amado santo y
mártir, que, vuestra vida ofrecisteis
en su santo nombre. Siendo rey, os
inclinasteis ante Dios, porque, desde
siempre supisteis, que era Él, y
nadie más es Todopoderoso. Vuestras
hazañas, en el Santo Libro se escriben
y cubren hasta la antigua Grecia,
por vuestra vida sencilla y a la vez
grande en vuestro obrar diario. Hoy,
os recordamos en esta tierra, y vos,
vivís en el paraíso, todo coronado
de luz, como premio a vuestro amor;
¡oh!, San Darío, “viva fe en Dios”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_____________________________________

26 de Octubre
San Darío
Mártir

Etimológicamente significa “represor”. Viene de la lengua griega.

Felipe dice a Jesús: “ Señor, muéstranos al Padre y nos basta. Jesús le dice: El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Darío fue un mártir de los primeros siglos. Hoy predomina en el calendario del Santoral, el gran rey de los Persas.

Su sombra aparece incluso en la Biblia y se proyecta en la antigua Grecia. Junto a este personaje hay una santa de nombre Daría, una de las más célebres de la historia de la Iglesia. NO fue mujer de Crisante. Era egipcia, de Alejandría, y su marido era de Atenas. Los dos eran cristianos en su matrimonio vivido en la continencia más absoluta. Los dos murieron en Roma bajo el imperio e Numeriano.

Crisante sufrió el asalto a su castidad por parte de cinco chicas que querían hacerle caer en el pecado sexual. Al contrario de este matrimonio, la vida de san Darío, festejado hoy, es muy sencilla.

Su nombre aparece juntamente con un grupo de mártires. No hay datos seguros de su martirio. Probablemente fue en la ciudad de Nicea, en Bitinia.

“La oportunidad se presenta tarde y se marcha pronto” (Siro).

Más a cerca de Darío:

San Darío San Darío (muerto en el siglo IV, en Nicea) es un santo y mártir cristiano reconocido por la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, la Iglesia Ortodoxa Oriental y la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa. Su onomástica se celebra el 19 de diciembre. Fue martirizado en el siglo IV en Nicea, víctima de las persecuciones de Diocleciano, junto a San Zósimo, San Pablo y San Segundo.

(http://www.panoramacatolico.com/pc/20111211/martiresiglesia.htm)

(http://es.catholic.net/santoraldehoy/)

San Gaudencio

Girolamo Romanino - Saint Gaudioso - Google Art Project.jpg

¡Oh!, San Gaudencio, vos, sois el hijo del Dios
de la vida y su amado santo, que, intercedisteis
por San Crisóstomo, durante la persecución
de los cristianos en Constantinopla. A vos, os
recuerdan las gentes de vuestro tiempo, porque
ocupáis en la historia de la antigua literatura
cristiana, un lugar especial, por vuestras
incontables obras, que hablan por sí mismas,
de vuestro amor a Cristo, Dios y Señor Nuestro,
en las tareas de evangelización y conversión.
Os gustaba escribir sermones y homilías, basados
en el “Libro de la Vida”, con estilo elegante,
fácil y ameno. También, sobre Filastro, su vida
y escritos, que titulasteis: “Liber de vita sancti
Philatrii”. Y, que, gracias a vos, conocemos hoy
día. Además se conservan diez sermones y homilías
sobre pasajes de la Biblia, que predicasteis
el día de vuestra consagración, que comprueban
la historia de vos entre las gentes de aquél tiempo.
Y, así luego de gastar vuestra vida en buena lid,
voló vuestra alma al cielo, para coronada ser
con corona de luz eterna, como justo premio a
vuestra entrega grande de amor, fe y esperanza;
¡oh!, San Gaudencio, “viva palabra del Dios Vivo”.

© 2016 Luis Ernesto Chacón Delgado
__________________________________

25 de Octubre
San Gudencio de Brescia
Obispo

San Gaudencio vivió a finales del siglo IV o principios del siglo V ignorándose su patria, la fecha de su nacimiento y aún la historia de sus primeros años. Pero se sabe que después de la muerte del obispo Filastro, ocurrida en el año 387, fue elegido obispo de Brescia y que aunque al principio no quiso aceptar el nombramiento, se vio obligado a ello por el afecto del pueblo y las repetidas instancias de los obispos de la provincia entre los cuales figuraba San Ambrosio.

San Gaudencio mantuvo una gran amistad con el obispo de Milán y fue uno de los latinos enviados a Constantinopla en los años 404 y 405 para interceder a favor de San Crisóstomo durante la persecución.

En la historia de la antigua literatura cristiana ocupa un distinguido lugar San Gaudencio por muchas obras que de él se conservan. Se le deben principalmente las noticias que nos quedan de Filastro, consignadas en un discurso suyo sobre la vida y escritos de este prelado y que suele también titularse Liber de vita sancti Philatrii.

Se conservan también diez sermones y algunas homilías sobre diferentes pasajes de la Biblia entre otras, las que pronunció el día de su consagración, muy interesante para la historia de su vida.

Dupín dice de él en su Nouvelle bibliothèque que su estilo es sencillo pero descuidado, sus alegorías violentas, sus sermones secos, estilo muy poco atractivo y superficial. Pero en cambio, Pablo Galearti afirma que su estilo, aunque sencillo, es elegante, fácil y ameno.

(http://es.catholic.net/santoraldehoy/)