Santa María Goretti

¡Oh!, Santa María Goretti, vos, sois la hija del Dios
de la vida, su amada santa, que perdisteis a vuestro
padre temprano, y vuestra madre se dedicó a trabajar
y dejaros a vuestros menores hermanos a cargo vuestro,
realizando vuestras obligaciones con alegría y amor,
y, cada semana, a clases de catecismo asistiendo. A los
once años, hicisteis vuestra primera comunión haciéndoos
el propósito de morir antes que cometer pecado alguno.
Y, así, fue. Donde vos, vivíais, un tal Alejandro Serenelli,
se enamoró de vos, y os proponía indecentes conductas
que vos, rechazabais. Pero, el mal tomó cuerpo, y os
buscó un día, negándoos a ceder a sus pretensiones y
advirtiéndole a vuestro agresor, que, lo que pretendía
pecado era y que vos, jamás accederíais. Y, entonces,
vuestro agresor, os atacó con un cuchillo clavándoos
por catorce veces. Vos, moristeis casi en el acto, pues
fuisteis llevada al hospital de San Juan de Dios, donde
os operaron sin anestesia por no haberla y durante dos
horas, soportasteis los dolores que ofrecíais al Dios vivo.
Antes de morir, vos, alcanzasteis a recibir la comunión
y la unción de los enfermos e hicisteis público vuestro
perdón a vuestro agresor. El criminal, condenado fue a
a treinta años de prisión, no dando muestras de estar
arrepentido. Pero, después, en un sueño, vos, aparecisteis
a vuestro asesino, y le dijisteis que él también al cielo
iría, entonces, sucedió el milagro. Serenelli completamente
cambió, volviéndose hacia Dios y ofreciendo sus trabajos y
sufrimientos en reparación de sus pecados. Más tarde, y
después de veinte y siete años, liberado fue y, acudió a
perdón pedir a vuestra madre, quien, no solo lo perdonó
sino que, lo defendió en público diciendo que si Dios y
su hija lo habían perdonado, ella no tenía porque no hacerlo.
Vuestra fama se extendió cada vez más y fueron apareciendo
muestras de santidad, fruto de vuestra cercanía a Dios y a
vuestra devoción a la Madre de Dios. Fuisteis canonizada
en la Plaza de San Pedro, ante un gentío innumerable, por Pío
Doce, Papa, y asistieron a ella, vuestra madre, dos hermanas y
un hermano vuestro. Y, así, con vuestra corta y pero santa vida,
corona de luz ganasteis, como premio a vuestra misericordia;
¡Oh!, Santa María Goretti, “viva pureza del Dios de la vida”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_______________________________________

6 de julio
Santa María Goretti
Virgen y mártir

Santa María Goretti nació en Corinaldo, Italia el 16 de octubre de 1890 hija de Luis Goretti y Assunta Carlini, ambos campesinos. María fue la segunda de seis hijo. Vivió en el seno de una familia humilde y perdió a su padre a los diez años por causa del paludismo. Como consecuencia de la muerte de su padre, la madre de María Goretti tuvo que trabajar dejando la casa y los hermanos menores a cargo de ésta quien realizaba sus obligaciones con alegría y cada semana asistía a clases de catecismo.

A los once años hizo su primera comunión haciéndose, desde entonces, el firme propósito de morir antes que cometer un pecado. En la misma finca donde vivía María trabajaba Alejandro Serenelli, quien se enamoró de María que en ese entonces contaba con doce años. Serenelli, a causa de lecturas impuras, se dedicó a buscar a María haciéndole propuestas que la santa rechazaba haciendo que Serenelli se sintiera despreciado.

El 5 de julio de 1902 Serenelli fue en busca de María quien estaba sola en su casa y al encontrarla la invitó a ir a una recámara de la casa a lo que María se negó por lo que aquél se vio obligado a forzarla. María se negaba advirtiéndole a Serenelli que lo que pretendía era pecado y que no accedería a sus pretensiones por lo que éste la atacó con un cuchillo clavándoselo catorce veces.

María no murió inmediatamente, fue trasladada a la hospital de San Juan de Dios donde los médicos la operaron sin antestcia porque no había y durante dos horas la santa soportó el sufrimiento ofreciéndo a Dios sus dolores. Antes de morir, un día después del ataque, María alcanzó a recibir la comunión y la unción de los enfermos e hizo público su perdón a Serenelli.

El asesino fue condenado a 30 años de prisión donde al principio no daba muestras de arrepentimiento. La tradición cuenta que después de un sueño donde María le dijo que él también podía ir al cielo, Serenelli cambió completamente volviéndose hacia Dios y ofreciendo sus trabajos y sufrimientos en reparación de sus pecados.

Después de 27 años de cárcel fue liberado y acudió a pedir perdón a la madre de la santa, quien no solo lo perdonó sino que lo defendió en público alegando que si Dios y su hija lo habían perdonado, ella no tenía porque no perdonarlo. La fama de María Goretti se extendía cada vez más y fueron apareciendo las muestras de santidad, que fue fruto de su cercanía a Dios y su devoción a laVirgen María.

Después de numerosos estudios, la Santa Sede la canonizó el 24 de junio de 1950 en una ceremonia que se tuvo que realizar en la Plaza de San Pedro debido a la cantidad de asistentes que se calculaban en más de quinientas mil personas. En la ceremonia de canonización acompañaron a Pío XII la madre, dos hermanas y un hermano de María. Durante esta ceremonia Su Santidad Pío XII exhaltó la virtud de la santa y sus estudiosos afirman que por la vida que llevó aún cuando no hubiera sido mártir habría merecido ser declarada santa.

(http://www.ewtn.com/spanish/Saints/María_Goretti.htm)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s