San Demetrio de Tesalónica

¡Oh!, San Demetrio, vos, sois el hijo del Dios de la vida
su amado santo y Mártir, venerado en todo el Oriente y,
en Tesalónica. Vuestro padres, os bautizaron y os enseñaron
la religión secretamente. Maximiano emperador, os nombró
como gobernador y militar de toda Tesalónica, para defenderla
de los enemigos, y además de que exterminaseis los cristianos.
Pero vos, empezasteis a eliminar las costumbres paganas y
a los paganos a convertirlos a la fe cristiana. Maximiano,
enterose de que vos erais Crisitiano, y os preparasteis para
la muerte, repartiendo vuestras pertenencias a los pobres,
haciendo una vida de ayuno y penitencia. Despues, terminasteis
viendo por el emperador a gladiadores, arena y circo, clave,
para que vos marchaseis al Padre. Liaco, gladiador dominaba a
los cristianos y luego los arrojaba sobre las lanzas de los
guerreros. San Néstor os visitó en vuestro cautiverio y vos,
lo bendijisteis para un combate cuerpo a cuerpo con Liaco,
al cual vencisteis. El cruel Maximiano, se enteró de la razón
por la que Néstor había ganado y ordenó para que vos, fuerais
traspasado por lanzas y que Néstor, fuera decapitado con su
propia espada. Vuestro cuerpo fue rescatado de las bestias
y luego, en secretro sepultado. Cuando Constantino, el Grande
reinaba, ordenó que ante vuestra tumba, se fundara un templo
y cosas de Dios, a los cien años encontraron vuesras reliquias.
Y, junto a ellas, comenzó a fluir una aromática y milagrosa
mirra, en prueba de vuestra santidad, por la que hoy, os
encontráis coronado de luz, como justo premio a vuestro amor;
¡oh!, San Demetrio, “vivo amor y evangelio de Jesucristo”.

© 2016 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_______________________________________

9 de Abril
San Demetrio de Tesalónica
Mártir

Martirologio Romano: Cerca de Sirmio, en Panonia, san Demetrio, mártir, muy venerado en todo el Oriente y, de modo especial, en la ciudad de Tesalónica († s.III/IV).

Etimológicamente: Demetrio = Aquel que se dedica a la agricultura o la Tierra, es de origen griego.

Nació en la ciudad de Solún, Grecia. Sus padres, quienes practicaban el Cristianismo en secreto, lo bautizaron y le enseñaron la religión.

Su padre, procónsul romano, falleció cuando Demetrio era mayor de edad.

El emperador Maximiano (s. IV) nombró a Demetrio gobernador y militar de toda Tesalónica. La principal función de San Demetrio era defender la provincia de los enemigos, obligándolo el emperador a que exterminara también a los cristianos.

Demetrio en lugar de esto comenzó a eliminar las costumbres paganas y a los paganos los convertía a la fe cristiana.

Pronto llegó a oídos del emperador que el procónsul Demetrio era cristiano; y sabiéndolo Demetrio, se preparó para la muerte, repartió sus pertenencias a los pobres, haciendo una vida de ayuno y penitencia.

El emperador recluyó al procónsul y comenzó a distraerse con escenas de gladiadores y circos, donde llevaba a la arena a los cristianos.

El conocido gladiador Liaco fácilmente dominaba a los sumisos cristianos en las luchas y ante la exaltada multitud los arrojaba sobre las lanzas de los guerreros.

El joven cristiano San Néstor, visitó a San Demetrio en el cautiverio y San Demetrio lo bendijo para un combate cuerpo a cuerpo con Liaco. Reforzado por Dios, San Néstor venció al orgulloso gladiador.

En cuanto Maximiano conoció la razón por la que Néstor había ganado, ordenó que San Demetrio fuera traspasado con las lanzas de sus celadores, y que San Néstor fuera decapitado con su propia espada.

El cuerpo del mártir San Demetrio fue arrojado como alimento para las bestias, pero los pobladores lo sepultaron en secreto.

Durante el gobierno del emperador Constantino el Grande (324-337) ante la tumba del mártir San Demetrio fundaron un templo y a los 100 años fueron encontradas sus santas reliquias.

La biografía de san Demetrio dice que liberaba reclusos de las manos de los contrarios y les ayudaba a llegar hasta Solún.

Desde el siglo VII junto a sus reliquias comenzó a fluir una aromática y milagrosa mirra, lo cual se divulgó en esa época. “por su composición no es agua, es más espesa y eso no se parece a ninguna sustancia conocida por nosotros… Es sumamente aromática no solo de lo que conocemos como artificial sino en relación a todo lo creado por Dios.”

(http://es.catholic.net/santoraldehoy/)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s