San Rómulo

¡Oh!, San Rómulo, vos sois el hijo del Dios de la vida,
su Obispo y amado santo, que, de ardor lleno apostólico,
dejasteis este mundo, en plena visita pastoral. Jesús,
Vos, sabes, de que Dios y Señor Nuestro, a la tierra no
vino para un castigo ejercer, sino, para que todo ser
humano sea salvado y, reconciliado descubra que Dios
es amor y sólo amor. A, vos, os conocemos, porque
toda vuestra vida, giró en torno a dos ejes importantes,
uno, vuestra guía de la luz de la fe, y dos, vuestra
caridad sin límites. Dabais a manos llenas, para que todo
el mundo alegre y feliz, se encontrase. A vos, siempre
os acompañaba el Santo Espíritu, que os lanzaba a
recorrer la ciudad entera y, las parroquias para tomar
nota de las necesidades que padecían los predilectos
hijos de Dios: los pobres. Cumpliste vuestra santa vida,
y la gastasteis en buena lid, y a vuestra alma, que voló
presta al Padre, coronada ser, con corona eterna de luz.
Y, desde que vuestro cuerpo, fue enterrado, en vuestra
tumba, comenzaron una serie de maravillosos milagros.
a darse varios milagros. Durante la invasión sarracena
trasladaron vuestros restos de la sede episcopal a Villa
Matutiana, donde hasta hoy reposan la gloria de Dios.
¡Oh!, San Rómulo, “fe y misericordia del Dios de la vida”.

by Luis Ernesto Chacón Delgado
__________________________________________________________

13 de octubre
San Rómulo
Obispo

Martirologio Romano: En Matuta (hoy Sanremo), en la costa de la Liguria, san Rómulo, obispo de Génova, que, lleno de ardor apostólico, murió durante una visita pastoral (s. V).

Etimología: Rómulo = fundador de Roma. Viene de la lengua latina.

Cristo no vino a la tierra para ejercer un castigo, sino para que todo ser humano sea salvado, reconciliado, y descubra que Dios es amor y sólo amor.

Rómulo fue un obispo del siglo V.

El nombre mítico del fundador de Roma recorre el calendario una docena de veces.
Cuando se va estudiando su biografía, uno cae en la cuenta de que han sido mártires por defender su fe en Cristo el Señor. El de hoy fue obispo de Génova en el siglo V.

¿Por qué se le conoce?

Hay dos característica en su vida que reflejan toda una vida que giró en torno a dos ejes fundamentales que, por otra parte, son los propios de cada cristiano:

En primer lugar, en todo cuanto hacía, pensaba y meditaba, le guiaba la luz de la fe. Sin esta lámpara encendida en su corazón no habría podido llevar a cabo lo que constituye su segundo eje.

La caridad sin límites. El amor de Dios, que ha venido para ayudar y para que todo el mundo se encuentre alegre y feliz, era el ímpetu que le lanzaba a recorrer la ciudad, las parroquias para tomar nota de las necesidades que padecían los predilectos de Dios, los pobres.

Dicen que agotado de tanto trabajo, murió en la paz de Dios. Y que desde el momento en que enterrado, su tumba comenzó a ser venerada por los genoveses y que incluso se hicieron varios milagros.

Cuando durante la invasión sarracena hubo que trasladar la sede episcopal a Villa Matutiana, se llevaron los restos de san Rómulo.

Históricamente no hay nada comprobado. Son leyendas inventadas en la Edad Media.

(http://www.es.catholic.net/op/articulos/34794/rmulo-santo.html)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s