Santas Rufina y Segunda

¡Oh!, Rufina y Segunda, vosotras, sois las hijas
del Dios de la vida, y sus amadas santas y mártires,
que, nacidas en Roma y bajo los dominios de Valeriano,
por entonces terrible perseguidor de cristianos; vuestros
novios, que “cristianos”, se decían, apostataron de su fe
en el Señor Jesús, por temor a la muerte. En cambio,
vosotras, de valor llenas, jamás abjurasteis de vuestra
fe, y os marchasteis lejos del mundo. Y, los que, hasta
ayer os habían declarado su amor hasta que la muerte
os separara, terminaron denunciándoos. Y, así, cuando os
llevaron delante del gobernador, con todo el amor del mundo
y con vuestros corazones ardientes os ratificasteis a viva
voz, cristianas de por vida. Y, el impío, fuera de sí, y
de furia lleno y sin juicio alguno, ordenó que os cortaran
vuestras cabezas, pensando que, con ello, os acabarían
por siempre. Y, sí, os mataron el cuerpo, pero jamás
vuestras almas, que pronto, marcharon hacia Dios. Y, Él,
en su amor infinito, os coronó con coronas de luz, como
justo premio a vuestra grande entrega de amor a Cristo Jesús;
¡Oh!, Santas Rufina y Segunda, “amor y lealtad por Dios”.

© 2015 Luis Ernesto Chacón Delgado
__________________________________

10 de Julio
Santas Rufina y Segunda
Mártires de Roma

Martirologio Romano: En la vía Cornelia, a nueve miliarios de la ciudad de Roma, santas Rufina y Segunda, mártires (s. inc.).

Etimológicamente: Rufina = Aquella de cabellera pelirroja o rojiza, es de origen latino.

Etimológicamente: Segunda = La número dos, es de origen latino

Un hombre llamado Nicodemo fue a visitar a Jesús de noche. De él aprendió que, a menos que no se “nazca de nuevo”, nadie puede ver las realidades de Dios.

La reconciliación y el perdón se cuentan entre esas limpias fuentes que abren a un nuevo nacimiento.

Esta dos chicas nacieron en Roma bajo el emperador Valeriano, que llevaría a cabo una terrible persecución contra los cristianos.

Eran jóvenes. Estaban prometidas con sus novios, llamados Armentario y Verino.

Ellos eran también cristianos, pero apostataron de su fe en el Señor Jesús por miedo a la muerte. Consiguieron de la autoridades el libelo, un documento especial para estos casos.

Pensaban que iban a hacer como ellos. Las dos chicas tuvieron que salir de Roma porque sus prometidos se pusieron muy pesados y eran un incordio continuo.

Se marcharon a Etri, en donde había una finca de recreo. Era un chalet a las afueras de la gran urbe.

Sus novios las descubrieron y las denunciaron ante el gobernador Aequesilao.

Ante su presencia, con todo el amor del mundo y naciendo de nuevo, ratificaron que eran cristianas. Y sin ningún juicio, les cortaron las cabezas tal día como hoy del año 257.

(http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=11352)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s