San Juan I, Papa y Mártir

¡Oh!, San Juan I Papa; vos, sois el hijo del Dios
de la vida y su amado santo, y, el que, a los arrianos
herejes fustigasteis con la verdad de la fe, que
habita solo, en Nuestra Santa Madre Iglesia. Y,
luego, aquellos, con vuestras palabras temblaron,
como sopla el viento en plena tempestad. Y, desde
el día aquél, no fueron nunca más. Y, Teodorico,
reyezuelo, montado en ira, cobró venganza con vos,
haciéndoos encarcelar y luego recibir malos tratos.
En plena prisión, os encomendabais a Dios, y Aquél
que todo lo ve, os premió coronándoos con corona
de luz eterna, que hoy lucís, como justo premio a
vuestra entrega grande e incréible de amor y fe. Y,
Teodorico, el reyezuelo aquél, que os envió a la
muerte, os veía hasta en los pescados que le servían,
porque, cometió con vos, Boecio y Símaco, injusticia;
¡Oh!, San Juan I, “amor por la verdad y la justicia”.

© 2015 by Luis Ernesto Chacón Delgado
____________________________________

Sábado 18
San Juan I
Papa y mártir
(año 526)

Era italiano, de Toscana. En 523 fue elegido Sumo Pontífice. En Italia gobernaba el rey Teodorico que apoyaba la herejía de los arrianos. Y sucedió que el emperador Justino de Constantinopla decretó cerrar todos los templos de los arrianos de esa ciudad y prohibió que los que pertenecían a la herejía arriana ocuparan empleos públicos (los arrianos niegan que Jesucristo es Dios y esto es algo muy grave y contrario a la religión Católica). El rey Teodorico obligó entonces al Papa a que fuera a Constantinopla y tratar de obtener que el emperador Justino quitara las leyes que habían dado contra los arrianos. Pero Juan no tenía ningún interés en que apoyaran a los herejes. Y así lo comprendió la gente de esa gran ciudad.

Más de 15,000 fieles salieron en Constantinopla a recibir al Papa Juan, con velas encendidas en las manos, y estandartes. Y lo hicieron presidir muy solemnemente las fiestas de Navidad. Y claro está que el emperador Justino, aunque les devolvió algunas iglesias a los arrianos, no permitió que ninguno de estos herejes ocupara puestos públicos.

Y Teodorico se encendió en furiosa rabia, y al llegar el Santo Padre a Ravena (la ciudad donde el rey vivía) lo hizo encarcelar y fueron tan crueles los malos tratos que en la cárcel recibió, que al poco tiempo murió. Junto con el Papa fueron martirizados también sus dos grandes consejeros, Boecio y Símaco.

Y dicen los historiadores que el rey Teodorico sintió tan grande remordimiento por haber hecho morir a San Juan Primero, que en adelante lo veía hasta en los pescados que le servían en el almuerzo.

(http://www.ewtn.com/spanish/Saints/Juan_I_5_18.htm)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s