San Juan Macías

Oh, San Juan Macías, vos, sois
el hijo del Dios de la vida y su
amado santo, y que, huérfano
siendo, los caminos del Señor
que inescrutables son, hicieron
de vos, hombre de valía y amor.
Vos, decidisteis al nuevo mundo
venir, donde, surgió vuestra
sacerdotal vocación. Repartisteis
todo lo que teníais entre los pobres
y os preparasteis para, a la Orden
de Predicadores, entrar como
lego hermano. Vuestra santa vida,
marcada estuvo por la oración,
la penitencia y la caridad. Y, aunque
ocupasteis el cargo de portero,
éste, os santificó en definitiva,
pues, ante aquél portón, acudían
a vos, los mendigos, enfermos
y desamparados de la Lima de
aquél entonces. Y, no hubo, algún
hermano nuestro que no recibiera
amor, obra y consuelo, tanto
que, hasta el Virrey y la nobleza
acudían a vos, en busca de consejos.
Vos, andabais, por la ciudad en
busca de limosnas, para entre vuestros
pobres repartirlas y, a quienes
exhortabais en favor de la vida
cristiana y el amor a Dios Padre,
hasta el día, en que, entregasteis
vuestra alma a Dios, para recibir
corona de luz, como justo premio
a vuestra entrega de amor y consejo;
oh, San Juan Macías, “amor y luz”.

© 2013 by Luis Ernesto Chacón Delgado
________________________________

18 de Septiembre
San Juan Macías

Año 1622

Nació en Rivera de Fresno, en Extremadura, España, el 2 de marzo de 1585. Era muy niño cuando sus padres murieron, quedando él bajo el cuidado de un tío suyo que lo hizo trabajar como pastor. Después de un tiempo conoció a un comerciante con el cual comenzó a trabajar, en 1616 el mercader viajó a América y Juan junto con él. Llegó primero a Cartagena y de ahí decidió dirigirse al interior del Reino de Nueva Granada, visitó Pasto y Quito, para llegar finalmente al Perú donde se instalaría por el resto de su vida.

Recién llegado obtuvo trabajo en una hacienda ganadera en las afueras de la capital y en estas circunstancias descubrió su vocación a la vida religiosa. Después de dos años ahorró un poco de dinero y se instaló definitivamente en Lima.

Repartió todo lo que tenía entre los pobres y se preparó para entrar a la Orden de Predicadores como hermano lego en el convento de dominicos de Santa María Magdalena donde había sido admitido. El 23 de enero de 1622 tomó los hábitos. Su vida en el convento estuvo marcada por la profunda oración, la penitencia y la caridad. Por las austeridades a las que se sometía sufrió una grave enfermedad por la cual tuvo que ser intervenido en una peligrosa operación.

Ocupó el cargo de portero y este fue el lugar de su santificación. El portón del monasterio era el centro de reunión de los mendigos, los enfermos y los desamparados de toda Lima que acudían buscando consuelo. El propio Virrey y la nobleza de Lima acudían a él en busca de consejos. Andaba por la ciudad en busca de limosna para repartir entre los pobres.

No se limitaba a saciar el hambre de pan, sino que completaba su ayuda con buenos consejos y exhortaciones en favor de la vida cristiana y el amor a Dios. Murió el 16 de setiembre de 1645 y fue canonizado el 28 de setiembre de 1975 por Pablo VI.

(http://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=622)

Anuncios