San Norberto

Oh, San Norberto, vos, sois el hijo
del Dios de la vida y su amado santo,
que, con mucho amor abrazaros a la
Cruz de Cristo, escogisteis de manera
providencial, aquél día que paseabais
por el bosque y dijisteis al estilo
de Saulo, derribado de vuestro caballo:
“Señor, ¿qué quieres que haga?”. Y,
la respuesta que vuestra vida cambio,
fue: “Abandona el camino del mal y haz
el bien”. Y, así, iniciasteis vuestra
conversión, abandonando los lugares
mundanos, para trocarlos por la de los
benedictinos. Más tarde, el ejemplo
de los ermitaños seguisteis, penitencia
y oración haciendo. Os despojasteis
de todos vuestros bienes, dándolos
a los pobres y desposeídos. A pie y
descalzo, por los campos, pueblos y
ciudades peregrinasteis. Y, olvidasteis
jamás la regla monástica de la pobreza
y el ejercicio del apostolado entre
la gente humilde. El ideal de la vida
contemplativa de los premonstratenses,
vivisteis. Y, así, gastasteis vuestra
terrena vida, para ganaros una inmortal.
Y, Dios, os coronó, con corona de luz.
oh, San Norberto, “luz, verdad y amor”.

© 2013 Luis Ernesto Chacón Delgado
_____________________________

6 de Junio
San Norberto
Obispo

Norberto nació en Xanten (Alemania) de la noble familia, de los Gennep, hacia el 1080. Como era costumbre para todo segundo hijo de la nobleza, a Norberto le correspondía seguir la carrera militar o eclesiástica. Prefirió el segundo camino, no por vocación, sino por simple oportunidad. En efecto, siendo diácono pudo gozar de los muchos privilegios al lado del gran elector de Colonia y del emperador Enrique V, que lo propuso para una importante sede episcopal. Pero Dios tenía otros planes. Durante un paseo a caballo por el bosque, lo sorprendió un violento huracán que lo derribó del caballo y, como Saulo en el camino de Damasco, dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?”.

La respuesta que cambió radicalmente su vida poco edificante fue: “Abandona el camino del mal y haz el bien”. Ese episodio fue el comienzo de su conversión. Abandonó los lugares mundanos y se puso a la escuela del abad benedictino de Siegburg y de los canónigos de Klosterrath; después siguió el ejemplo del ermitaño Liudolfo pasando tres años en penitencia y en oración. En 1115 fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Colonia, y comenzó su actividad misionera itinerante.

Quiso dar el ejemplo despojándose de todos sus bienes y distribuyéndoselos a los pobres. Conservó para él una mula y diez monedas de plata, pero después dejó también esto y continuó sus peregrinaciones a pie y descalzo. En Francia, cerca a Nimes, se encontró con el Papa Calixto II quien lo animó a continuar por ese camino. El obispo de Laon, para tenerlo en su diócesis, le propuso ser el guía de los Canónigos regulares que seguían la Regla de San Agustín, y a quienes se les había asignado el convento de Praemonstratum. Así nació la Orden de los premonstratenses. Mientras tanto Norberto había continuado su actividad de predicador ambulante.

Se encontraba en Magdeburgo asistiendo a los funerales del obispo de esa ciudad, cuando el clamor popular lo eligió como sucesor. Fue un obispo incómodo para muchos. Tenaz, buen organizador, se ganó aplausos y enemistades. El emperador Lotario lo nombró canciller del imperio para Italia y el Papa Inocencio II extendió su jurisdicción a Polonia. Pero Norberto no olvidó la regla monástica de la pobreza y del ejercicio del apostolado entre la gente humilde del campo, y vivió integralmente el ideal de vida activa y contemplativa de los premonstratenses aun en el fulgor de los altos cargos. Murió en Magdeburgo, de regreso de una misión de paz en Italia, el 6 de junio de 1134. Fue canonizado en 1582.
Este día también se festeja a San Marcelino Champagnat

(http://es.catholic.net/santoraldehoy/)