Beata Angela de Foligno

Oh, Beata Angela de Foligno, vos, sois la
hija del Dios de la vida y su amada beata.
Aquella mujer que, de Dios mismo recibisteis
el consejo sabio, de que, el camino mejor
para la santidad alcanzar, estudiar la vida
de Cristo es, y tratar de imitarlo, cuestión
que vos, hicisteis de singular manera. “Yo,
Angela de Foligno, tuve que atravesar muchas
etapas en el camino de la penitencia o
conversión. La primera fue convencerme
de lo grave y dañoso que es el pecado.
La segunda el sentir arrepentimiento y
Vergüenza de haber ofendido al buen Dios.
La tercera hacer confesión de todos mis
pecados. La cuarta convencerme de la gran
misericordia que Dios tiene para con el
pecador que quiere ser perdonado. La quinta
el ir adquiriendo un gran amor y estimación
por todo lo que Cristo sufrió por nosotros.
La sexta adquirir un amor por Jesús Eucaristía.
La séptima aprender a orar, especialmente
recitar con amor y atención el Padrenuestro.
La octava tratar de vivir en continua y afectuosa
comunicación con Dios”. Palabras de vuestra
autobiografía, que reflejan vuestro amor
con Dios Padre y Cristo Jesús, Dios y Señor
Nuestro. Así, en vos obró, Dios la Divina
Providencia, y os brindó una nueva vida,
hasta convertiros en alguien que la vida de
contemplación amasteis y la comunicación
con Dios; habiendo a tal nivel llegado, de
santidad que, en la Misa, a Jesucristo veíais,
en la Santa Hostia muchas veces. Hoy ya
no lo contempláis de cuando en vez, sino,
por la eternidad, porque, corona de luz tenéis
y vivís a su lado brillando santamente, como
premio a vuestro amor, fidelidad y luz;
oh, Santa Angela de Foligno, “luz y vida ”.

© 2013 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_______________________________

04 de Enero
Santa Angela de Foligno

Señor: Tu que le dijiste en una visión a Santa Angela:

“el mejor camino para llegar a la santidad es estudiar la vida de Cristo en el Evangelio y tratar de imitarlo”. Haz que nosotros estudiemos la vida de Jesús y la imitemos siempre. Amén.

Murió el 4 de enero de 1309 en Foligno, Italia, donde había nacido en 1248. Iglesia

Es una de las místicas más famosas que ha tenido la Católica (se llama mística a la persona que se dedica a la vida de contemplación y de comunicación con Dios).

En los primeros años de su vida fue una pecadora: orgullosa, vanidosa, poco piadosa y dedicada a la vida mundana. Se casó muy joven y tuvo varios hijos. Poseía riquezas, castillos, lujos, joyas y fincas, pero nada de esto la hacía feliz.

En 1283, cuando ella tenía 35 años de edad, mueren sucesivamente su madre, su esposo y sus hijos. En medio de la inmensa pena, Angela va al templo y oye predicar a un franciscano, el Padre Arnoldo, y durante el sermón se da cuenta de lo equivocadamente que ha vivido. Hace una confesión general de toda su vida. Se hace terciaria franciscana. Va en peregrinación a Asís, y San Francisco en una visión le dice que es necesario hacer dos cosas muy importantes: vender todo lo que tiene, darlo a los pobres, y… dedicarse a meditar en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Así lo hace. Lo vende todo, menos un castillo o palacio que estima muchísimo. Hasta que en una visión oye decir a Cristo crucificado: “¿Y por amor a tu Redentor no serás capaz de sacrificar también tu palacio preferido?”. Lo vende también y todo el dinero recogido lo distribuye entre los pobres. Vende todas sus joyas y lujos, reparte el dinero entre los más necesitados, y se dedica a la vida de contemplación y meditación en la Vida, Pasión y Muerte del Señor.

Ha sido llamada la Mística de la Pasión de Cristo. Y fue tan grande el amor que adquirió hacia la Pasión y Muerte del Señor, que le bastaba mirar una imagen de Jesús doliente u oír hablar de su Santísima Pasión para que se enrojeciera su rostro y quedara como en éxtasis. En visiones se la puede comparar a Santa Teresa y a Santa Catalina.

Al Padre Arnoldo le dictó su Autobiografía. En ella dice lo siguiente: “Yo, Angela de Foligno, tuve que atravesar muchas etapas en el camino de la penitencia o conversión. La primera fue convencerme de lo grave y dañoso que es el pecado. La segunda el sentir arrepentimiento y vergüenza de haber ofendido al buen Dios. La tercera hacer confesión de todos mis pecados. La cuarta convencerme de la gran misericordia que Dios tiene para con el pecador que quiere ser perdonado. La quinta el ir adquiriendo un gran amor y estimación por todo lo que Cristo sufrió por nosotros. La sexta adquirir un amor por Jesús Eucaristía. La séptima aprender a orar, especialmente recitar con amor y atención el Padrenuestro. La octava tratar de vivir en continua y afectuosa comunicación con Dios”.

En la Santa Misa veía muchas veces a Jesucristo en la Santa Hostia.

A su alrededor se reunía frecuentemente un selecto grupo de hombres y mujeres, terciarios franciscanos, a los cuales fue bendiciendo uno por uno como una madre cariñosa, la tarde del 4 de enero de 1309, y luego santamente y en gran paz, su alma voló a la eternidad.

Sobre su sepulcro se han obrado innumerables milagros.

(http://www.ewtn.com/spanish/Saints/Angela_de_Foligno.htm)

Anuncios