Dedicación de la Basílica de Santa María

Oh, Señora Nuestra de las Nieves:
¿Qué es blanco y más, que la misma
nieve que no cega, pero que alegra
el alma, con amor y paz divinos?.

Adivinar no quiere mi alma y es mejor
decir con fe segura, que Sois Vos, ¡María!;
Madre del Dios vivo, y Madre mía.

A vos pues, blancura inimaginable,
más blanca y más perfecta; Señora y
Madre mía; os ofrezco esta poesía,
Oh, Señora Nuestra de las Nieves.

© 2012 by Luis Ernesto Chacón Delgado
_________________________________

5 de Agosto
Dedicación de la Basílica de Santa María
Llamada También Santa María de las Nieves
Santa María La Mayor

Dedicación de la basílica de Santa María, en Roma, construida en el monte Esquilino, que el papa Sixto III ofreció al pueblo de Dios como recuerdo del Concilio de Efeso, en el que la Virgen María fue saludada como Madre de Dios (c. 434).

Una vez que el Concilio de Éfeso, en el año 431, proclamó la maternidad divina de María, el Papa Sixto III erigió en Roma, sobre el monte Esquilino, una basílica dedicada a la Santa Madre de Dios. Recibe también el nombre de Santa María de las Nieves porque el sitio donde había de construirse quedó señalado de modo milagroso con una fuerte nevada en pleno verano.

Es la iglesia más antigua dedicada en Occidente a la Virgen María y uno de los templos más visitados de Roma y de toda la cristiandad.

(http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=450)

 

Anuncios