San Leonardo Murialdo

Oh, San Leonardo Murialdo, vos,
sois el hijo del Dios de la vida, además
Presbítero y Fundador de la Pía de
San José sociedad, que misión tiene
la de educar en la fe y la caridad
cristianas a los abandonados niños.
Además, honor hicisteis al signifcado
de vuestro nombre: “hombre con la
fuerza de un león”. De cautivante
personalidad, erais persona dulce
y noble. Tanto que, entregasteis
todo,  a carentes hermanos, de casa
y familia, y quienes en el mundo
solos y sin cariño ambulaban y que,
noción de Dios, tuviéron jamás. Y,
así, quiso Dios, que fundaseis la
Congregación de San José, conocidos
como los “Josefinos de Murialdo”,
por sacerdotes y laicos conformada.
Vuestra pedagogía, llena estaba del
espíritu de dulzura, de paciencia
y de familiaridad, para el bien entre
los niños y los jóvenes lograr. Y,
en sí, el amor misericordioso de
Dios, era el centro de vuestra vida
que, extendiais a niños y jóvenes.
Amigo, hermano y padre, erais de
quienes, no supieron jamás de esas
compañias de amor famiiar. Y, gastada
vuestra vida, sólo en amor, vuestra
alma, llamada fue al cielo eterno,
para coronada ser de luz eterna;
oh, San Leonardo de Murialdo, “amor”.

© 2012 by Luis Ernesto Chacón Delgado

_____________________________

30 de Marzo
San Leonardo Murialdo
Presbítero y Fundador
Fundador de la Pía Sociedad de San José

Martirologio Romano: En Turín, Italia, san Leonardo Murialdo, presbítero, que fundó la Pía Sociedad de San José, para educar en la fe y la caridad cristianas a los niños abandonados (1900).

Etimológicamente: Leonardo = Aquel hombre con la fuerza de un león, es de origen germánico.

Fecha de canonización: 3 de mayo de 1970 por el Papa Pablo VI.

Leonardo Murialdo no es un hombre lejano: nace en Turín (Italia) el 26 de octubre de 1828 y muere en la misma ciudad el 30 de marzo de 1900. Es una persona dulce y noble, un hermano que se entrega todo a otros hermanos que no tienen casa y familia, que están solos y sin cariño, que non conocen a Dios.

A los 17 años, después de una crisis religiosa, decide consagrarse a Dios y en 1851 recibe la ordenación sacerdotal. Es el cura de los barrios pobres, el apóstol de los pequeños limpiachimeneas, de los chicos de la calle, de los encarcelados, de los jóvenes obreros.

Piensa en la formación profesional de los jóvenes, en su capacitación para el mundo adulto y obrero. En 1866 acepta dirigir el colegio “Artesanitos”, una institución para chicos pobres y huérfanos.

Dócil a la voluntad de Dios y para dar continuidad a su misión educativa, el 19 de marzo de 1873 dio vida a la Congregación de San José (Josefinos de Murialdo), formada por sacerdotes y laicos.

La pedagogía de san Leonardo se puede resumir “en el espíritu de dulzura, de paciencia y de familiaridad, porque éste es el secreto para realizar el bien entre los niños y los jóvenes”. Este estilo educativo encuentra su fuente en el amor misericordioso de Dios que Murialdo experimentó desde su juventud. Todo esto se puede resumir en el vivir con los niños y jóvenes como “amigo, hermano y padre”.

Hoy los Josefinos de Murialdo continúan en la Iglesia su amor hacia los niños y los jóvenes en los centros juveniles, colegios, casa-hogar, parroquias, misiones… Están presentes en varios países de América Latina, de Europa y de Africa.

(http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=35924)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s