Grilletes

Soportar; las espesas cadenas que atan
el alma, dentro de prisiones frías, cuyos
eslabones se amotinan deseando libertad.

Sentir; a cada paso y a cada nada el sonido
de grilletes invisibles, que se arrastran gritando
a viva voz, suplicantes del bien, no hecho jamás.

Saber; que, es el alma enterrada por centurias
y hastiada de aquella infame vida, la que una y
y otra vez, reclama proscribir el mal poseso.

¿Hora de morir?. ¿Hora de vivir?. ¿Cuál el precio
de mi vida, sino fue aquella, nunca jamás?.
Suenan las campanas y el fin está cercano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s