¿Pudisteis con todo? Quizás.

¿Pudisteis con todo?.
Quizás?. El mundo
os dice que habéis
errado. Y; vosotros
continuais como
si nada hubiera
pasado. ¡Preparaos
entonces!: pesadillas
del averno os
perseguirán en
vuestros sueños;
en vuestra vigilia,
en vuestro pensar,
en todo y para todo.

Quedarán selladas
de por vida los gritos
desgarradores; de
criaturas, madres,
hombres y ancianos
que os reclamarán
sus vidas, de por vida.
Y; cuando la noche
llegue entonces y,
detrás suyo; la mañana,
querrán arrepentidos
clamar inocencia
pero; tarde será.
¡Demasiado tarde!.

© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

Anuncios

Pentecostés: Espíritu Santo

¡Oh!; Santo Espíritu; de Dios,
de tus dones provee a éste
indigno siervo tuyo:

Sabiduría; mas que
nada, para buscar
a Dios. y sólo a Él.

Entendimiento; para
que, las verdades de
la fe, ame y conozca.

Consejo; para que,
mis caminos todos
estén iluminados.

Fortaleza; para que,
mi alma, llena de vigor
esté, todo tiempo.

Ciencia; para que,
distinguir sepa
entre el bien y el mal.

Espíritu de Piedad;
para que posesión
tomes Tú, de mi corazón.

Santo Temor; para que
pueda yo, siempre Dios;
recordar tu presencia.

© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

_______________________
PENTECOSTÉS.

Una festividad universal de la iglesia, mediante la cual se conmemora el descendimiento del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, a los cincuenta días después de la Resurrección de Cristo, en el festival judío llamado “festejo de las semanas” o Pentecostés (Ex., xxxiv, 22; Deut., xvi, 10). En algunos lugares es llamado el “domingo de blanco” (“whitesunday”) debido a los ropajes blancos que son portados por aquellos que son bautizados durante la vigilia. Pentecostés (“Pfingsten” en alemán), es la denominación griega por “quincuagésimo”, 50o., día después de la Pascua. (…)

En Italia fue costumbre que se lanzaran pétalos de rosas desde el cielo de las iglesias, simbolizando así el milagro de las lenguas de fuego, con base en ello, el domingo de Pentecostés es llamado en Sicilia y en otras regiones italianas, como Pascha Rosatum, nombre que proviene del uso de los ropajes rojos de la ocasión. En Francia la costumbre incluyó el toque de trompetas durante los servicios, con el objeto de recordar el sonido y estruendo que debió acompañar el descenso del Espíritu Santo. En Inglaterra, la nobleza se entretenía con carreras de caballos. En la actualidad el festival de Whitsun Ales es prácticamente obsoleto. (…)

En las vísperas de Pentecostés, en las iglesias orientales, servicios extraordinarios con genuflexión o arrodillamientos, fueron acompañados por largas lecturas y recitaciones poéticas y de los salmos (de Maltzew, “Fasten-und Blumen Triodion”, p. 898 en donde se identifica el servicio completo de carácter greco-ruso; también en Baumstark, “Jacobit, Fest Brevier”, p. 255). Para los festejos de Pentecostés, los rusos llevan flores y ramas verdes en sus manos.

(http://www.enciclopediacatolica.com/p/pentecostes.htm)

 

Optimismo

En todo optimismo y para todo optimismo.
En ti mismo; no en nadie. Sí; en Dios. Sólo; en Él
y; nada más. ¡Nada más!.

Optimismo; para crear de la nada, sólo Dios.
Optimismo; para comerse un pan subjetivo, cuando; no hay pan.
Optimismo; para tomar una ducha, cuando; no hay agua.
Optimismo; para saber, cuando; se sabe mucho o nada.
Optimismo; para dormir, cuando; se tiene todo menos “sueños”.
Optimismo; para rasgarse las vestiduras, cuando; ni harapos se tiene.
Optimismo; para el amor, cuando; no se sabe qué es el amor.
Optimismo; para viajar, cuando; se está en bancarrota.
Optimismo; para trabajar, cuando; el trabajo es utopía.
Optimismo; para gritar, cuando; no se tiene voz.
Optimismo; para hablar, cuando; no se sabe que decir.
Optimismo; para beber, cuando; ni vinagre hay.
Optimismo; para inventar, cuando; todo se ha inventado.
Optimismo; para patentar, cuando; no se ha creado nada.
Optimismo; para improvisar, cuando; todo ha sido improvisado.
Optimismo; para triunfar, cuando; todo son derrotas.
Optimismo; para ganar, cuando; no hay competencia.
Optimismo; para aceptarnos unos a otros, cuando; ya no existen hombres.
Optimismo; para respetar la ley, cuando; en el mundo no hay leyes.
Optimismo; para amarnos, cuando; sólo el odio, nos gobierna.
Optimismo; para emigrar, cuando; ya hemos muerto todos.
Optimismo; para ganar, cuando; no hay quien compita.
Optimismo; para vencer, cuando; todo está perdido.
Optimismo; en la muerte, cuando; existe la eternidad.

En todo optimismo y para todo optimismo.
En ti mismo; no en nadie. Sí; en Dios. Sólo; en Él
y; nada más. ¡Nada más!.

© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

Ancestral Adagio

¿Serán los vientos,
las cadenas que
arrastran, nuestro
yugo desde siempre;
entre las cortinas
de ayer, de hoy y
de mañana?

¿Dónde quedó la
sentencia aquella:
“No seas ladrón;
no seas mentiroso,
no seas perezoso”?.
Del pasado aquél
¿Que quedó?.¿Qué?.

© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

Beijing

No eres un cuento más
de Oppenheimer. Eres
el nuevo mercado persa.
Merecedes y Audi;
llenan tus autopistas
Armani y Rolex por kilos;
al paso, son la “prueba”
de tu “comunismo”.

© 2007 by Luis Ernesto Chacón Delgado

Trabajo

No es lo mismo, la mañana
que la noche. Ni la noche,
igual que la mañana. Finos
lienzos envuelven el día y
la noche. Mi trabajo; ¿en
que deberé; ofrecerlo?.
¿Será; un sudario, orlado
de diamantes platinados,
con olor alma y espíritu?.